El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

miércoles, 21 de abril de 2010

Un microrelato

Se puede leer aquí.

5 comentarios:

Julio dijo...

Magnífico, Juan Carlos.

dany dijo...

Diabólico, celestial...

mi nombre es alma dijo...

Es difícil en tan pocas palabras no contar una historia, sino dejarla entrever y que el lector la complete. Es difícil pero lo has conseguido.

Saludos

Aurora Pimentel dijo...

¡qué barbaridad! con qué poco haces... Un abrazo.

Sombras Chinescas dijo...

Disculpen todos ustedes esta tardanza mía en corresponder a su gentileza, pero el trabajo que me da de comer me trae por la calle de la amargura.

Gracias por sus halagos a Julio, sin duda inmerecidos, a Dany por sus epítetos tan bien elegidos. Como afirma Alma, en un relato tan breve buena parte de la historia debe quedar implícita (o se corre el riego de que quede incompleta), y en este caso la cita previa me ayudó bastante. Y, sin duda, Aurora juzga a mis textos con excesiva benevolencia.

Saludos a todos.
Un abrazo.