El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

miércoles, 2 de junio de 2010

Ventajas de viajar en tren

Este libro de Antonio Orejudo, que cayó en mis manos por mera casualidad, ha constituido una de las lecturas más estimulantes de los últimos tiempos. Su originalidad es arrolladora, el sentido del humor permanente, y el estilo innovador (llegué a contar siete voces de narrador anidadas una dentro de otra), y me sorprende sinceramente que el autor no goce de más renombre y cuente con tan poca obra impresa, que un servidor se va a dedicar a escarbar con ansioso afán.

5 comentarios:

Jesús Garrido dijo...

Porque se cumple alguna de las teorías que a veces me has manifestado en comentarios tuyos en mi blog, sobretodo en una entrada que hablo de Anagrama. Desconozoco el libro aunque en total de acuerdo con su título.

dany dijo...

El título es más que sugerente.
Me lo apunto.

mi nombre es alma dijo...

Conozco de muy primera mano las ventajas de viajar en tren, entre ellas, la posibilidad de leer un buen libro.

Saludos

Sombras Chinescas dijo...

Un libro recomendable donde los haya. Rescátelo de una biblioteca pública el que tenga ocasión.

Saludos a todos.

Javier Pérez dijo...

Aquí coincidimos: cojonudísimo libro.