El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

domingo, 9 de enero de 2011

Los misterios del negocio editorial

Queda poca gente tan ingenua como para creer que los premios insignia de las grandes editoriales se otorgan por los méritos de la obra. Por lo común, cuando el premiado es un autor de larga trayectoria y consolidado renombre, el galardón suele ser el caramelo con el que se atrae al sello al escritor o, si este ya publicaba en el grupo, un vano intento de transferir al certamen algo del prestigio y el relumbrón del galardonado. Si, por el contrario, el autor es joven y casi desconocido, sin duda alguna y sin excepción, el premio consiste en una ladina operación de mercadotecnia editorial.

Resulta evidente que Alfaguara ha pretendido hacer de Santiago Roncagliolo un nuevo Llosa, si bien, de momento, dista demasiado de alcanzar tan quimérica meta. Cuando me decanté por este título, tuve también en mis manos “Abril rojo”, la obra que le valió el premio Alfaguara, si bien preferí “Memorias de una dama” porque me sedujo la reseña de la contraportada. También, por qué no, influyó el hecho de que se tratara de la última obra del autor, circunstancia nada baladí cuando se trata de un novelista joven y, por tanto, en evolución.

El argumento del que parte la obra es prometedor, no lo negaré, y hubiera bastado para edificar una novela memorable, pero el autor lo echa a perder con unos personajes planos y superficiales, y una trama secundaria (él mismo confiesa en el libro que se trata de una argucia para sumar extensión al volumen) demasiado estirada y en la que se hace patente lo que alguna vez he denominado paradigma de la primera novela formulado por Auster en “Leviathan”: “un intento apenas velado de novelar la propia existencia”. Y la pirueta final, con la que pretende investir de credibilidad a la historia, resulta pueril y previsible.

Expuesto lo anterior, cabe preguntarse cuáles son los criterios que mueven a un emporio editorial a decidirse a apostar por un nuevo autor y pretender hacer de él una figura emergente de la literatura, enigma para el que no encuentro respuesta alguna y que, por el contrario, me induce a formularme una nueva cuestión: ¿lo saben acaso ellos?

7 comentarios:

J. G. dijo...

y después de lo de Alicia en Nadal cualquier cosa vale

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Yo creo que no, al menos es lo que parece.
Saludos.

Sombras Chinescas dijo...

Jesús:
Desde hace años, es notorio que el Nadal lo manejan los agentes.

Rafa:
Y, si lo saben, lo disimulan muy bien.

Un abrazo.

Martha Cecilia Cedeño Pérez dijo...

Comparto lo que planteas, JC. Resulta decepcionante descubrir que en la industria editorial lo que menos importa es el talento literario. Un abrazo

Sombras Chinescas dijo...

Martha:
Yo tengo claro que el fin de las editoriales es ganar dinero, no fomentar la literatura. Lo que me planteaba aquí son las enigmáticas razones que empujan a las editoriales a apostar por un autor.

Un abrazo.

Mery dijo...

Pues si, una decepción tras otra.

Frente a ello, no está mal seguir teniendo algo de ingenudad, aunque no ceguera.
Un abrazo

Sombras Chinescas dijo...

Al final, uno se vuelve demasiado suspicaz y acaba desconfiando de cualquiera que recibe un premio de relumbrón.

Un abrazo.