El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

martes, 25 de septiembre de 2012

Ya no hay vuelta atrás


Quizá los lectores más veteranos del blog recuerden que éste nació porque la editorial Maghenta iba a publicar mi novela Sombras chinescas. Esos mismos también recordarán que la citada cesó en el negocio antes de que saliera al mercado (espero que no fuese por la calidad de mi novela). El resultado de aquel acto fallido es que este blog, con nombre y apellido de novela inédita, hijo putativo de la misma, siguió su andadura hasta la fecha.
Pues bien, ahora es otro loco perseguidor de utopías, José Luis Victoria, de Ediciones Hades, quien va a osar a sacar al mercado otra de mis novelas, Los confines de la noche, y la presentación en sociedad de la criatura ya incluso tiene fijada fecha: será el jueves, 8 de noviembre, a las 19.30 en el centro cultural de Paracuellos (sólo hay uno), sito en la Ronda de las cuestas, 39.
Ni que decir tiene que están todos Uds. invitados.

7 comentarios:

Martha Cecilia Cedeño Pérez dijo...

¡Enhorabuena, Juan Carlos! Espero leer tu novela muy pronto. Desde la otra orilla del mundo te mando un abrazo afectuoso.

La Petite Poupée dijo...

¡Enhorabuena! Muchas felicidades por esa novela publicada :)

¡Besos!

Sombras Chinescas dijo...

Muchas gracias a ambas: publicar un libro es un poco como alumbrar un hijo, y siempre motivo de celebración.

Un abrazo.

Aurora Pimentel dijo...

Qué bien, qué alegría, JC. A ver si puedo pasarme. Como la otra vez. Y espero que en el público haya de nuevo un joven preguntando ... Un abrazo.

Sombras Chinescas dijo...

Descuida, Aurora, que no puede faltar, ya que no tiene con quién quedarse.
Bienvenida seas si puedes venir.
Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Enhorabuena, oiga! No sabía que el blog nació por una novela que se quedó en el camino (soy lectora más reciente, por lo visto). Interesante título. Estaremos al tanto.
Me alegro mucho.

Juan Carlos Garrido dijo...

Gracias por la visita.
Saludos