El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

martes, 12 de agosto de 2008

Hipocresía

Estos días nos estamos enterando, gracias a los telediarios, de la existencia de una remota región llamada Osetia, y además, miren Uds., que hay una del norte y otra del sur. Por otra parte, es absolutamente sorprendente la fría asepsia con la que todos medios tratan la noticia y, hasta la fecha, este servidor no ha escuchado ni siquiera a un tertuliano marginal, levantar una voz indignada en contra del conflicto bélico, a diferencia de lo que pasó con la guerra de Irak. Lo mismo sucede con los gobiernos occidentales, tan ardorosos defensores de los derechos humanos; tan sólo se ha hecho patente la tibia queja de los americanos.

A uno, que nunca se ha vanagloriado de estar al tanto de los entresijos de la política rusa ni se conoce al dedillo la región, le da la impresión de que al gobierno ruso, que nunca se ha caracterizado porque el bienestar de sus ciudadanos (y más si son de los que no votan) le quite el sueño, le animan otros motivos distintos de los que alega como causa de la intervención. Entonces, de modo casual, te enteras de que esos territorios ignotos son atravesados por varios gaseoductos y oleoductos con los que Rusia nos abastece a buena parte de occidente y todo empieza a estar mas claro.

Los octanos ni me los toquen, oigan.

7 comentarios:

Er Tato dijo...

Pues sí, Juan Carlos, eso es lo que hay. Y como dijo el genial Groucho, si no le gustan mis principios, tengo otros.

Saludos

Soboro dijo...

Han muerto al menos dos mil personas. Las imágenes de civiles heridos (algunas señoras que estarían en sus casas cocinando o dando un paseo sencillo) no inmutan a nadie.
Es un horror, como todas las guerras y, como todas, por dinero o por elementos que dan dinero o poder.
¿Y la ONU no puede (dicen) hacer nada? La ONU es una pantomima.

Sombras Chinescas dijo...

Tato:

De todos los Marxismos, sin duda el de Groucho es el más profundo y cargado de sabiduría.

Soboro:

Mucho me temo que, cuando alguno de los grandes anda en liza, la ONU queda reducida a unas siglas inútiles.

Saludos.

X dijo...

Siempre es cuestión de dinero. ¿Cuánto nos pagaron por lo de Irak?

Mery dijo...

Es que uno no quiere acostumbrarse a creer lo evidente: que el $ es el $, y lo demás son tonterías.
Qué tristeza.

Sombras en el corazón dijo...

Creo que podríamos simplificar las guerras con tres o cuatro afirmaciones, y la primera de ellas es que siempre, siempre, es por causas económicas...

Un abrazo

Sombras Chinescas dijo...

Alguna hay impulsada por motivos aún más insansatos (étnicos, religiosos).

Saludos.