El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

miércoles, 26 de agosto de 2009

Busque, compare y, si encuentra algo mejor…





… pues se fastidia y se queda con lo que tiene.

Doña Ángela es doctora en física y, antes de meterse en política, era una prestigiosa investigadora. Ha demostrado su integridad al lidiar con el aparato de su propio partido y su calidad de estadista al ser capaz de pactar con la oposición. Por su parte, José Luis… bueno, dejémoslo en que él es como es. Alemania sale hoy de la recesión, y nosotros seguimos como seguimos.

Que lástima que abandonase lo de la guitarra, oigan.

11 comentarios:

Er Tato dijo...

Las dos fotos de arriba, insuperables.

Un abrazo

Sombras Chinescas dijo...

Greto volver a encontrarle por aquí.
Un abrazo.

Julio dijo...

Ay, si es que en este país no tenemos arreglo, Juan Carlos.

Sombras Chinescas dijo...

Bienvenido al mundo real (tras las vacaciones), Julio.

Saludos.

Ines dijo...

Me sé yo de otro que nunca debió dejar la pintura

:-)

Sombras Chinescas dijo...

Inés:

Disculpa mi ignorancia, pero no tengo ni idea de a quién te refieres.

Saludos.

Mery dijo...

Creo que Inés se refiere a Hitler, que quiso ser pintor y no lo admitieron en la escuela de Bellas Artes. Lo que hubiera cambiado la Historia...
Imagino que se refiere a él.

Sombras Chinescas dijo...

Mery:

A lo mejor hubiese ocupado su lugar otro peor, nunca se sabe.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿No habrá Vd. abandonado su profesión, verdad? Sería una lástima que siguiera Vd. emborronando(le cito a Vd.)cuartillas con pamplinas.
Por cierto, su contestación a Mery, no tiene desperdicio. Es esclarecedor su nivel intelectual. Le auguro un primer premio en el concurso. "Dime lo que escribes y te diré lo imbécil que eres"

Sombras Chinescas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sombras Chinescas dijo...

Sr. Anónimo:

Es evidente que ha desperdiciado Ud. Una magnífica oportunidad de quedarse callado, y bien se podría haber aplicado su propia máxima: "dime lo que escribes y te diré lo imbécil que eres".

Resulta revelador que cuantos acuden a vomitar la inmundicia que atesoran lo hagan desde el anonimato, probando su despreciable condición cobarde, rastrera y mezquina.

Se ve a la legua que es Ud. un dogmático y que blande su ideología como un catecismo o la Santísima Trinidad. Si no fuese Ud. un ignorante profundo e integral, sabría que, después del putsch, Hitler pasó una temporada en la cárcel, y el movimiento nazi no se debilitó en absoluto, sino todo lo contrario.

Tenga Ud. un buen día.