El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

jueves, 22 de julio de 2010

Parece qué fue ayer

ZP cumple hoy diez años al frente de su partido. Recuerdo que, entonces, todos dábamos por supuesto que se trataba de un tipo gris y anodino que habían colocado en el puesto para perder unas elecciones en cuyo resultado no cabía alentar la menor esperanza.

Es cierto que no atraviesa sus mejores momentos, maniatado por el nacionalismo radical que él mismo ha alentado en su partido y por el chantaje al que pretenden someterle los vascos si quiere contar con su apoyo, y con el país sumido en la peor crisis que se haya conocido desde la posguerra, en buena medida ocasionada por su pasividad y su negación de la realidad.

No obstante, también es cierto que “ese Bambi de acero”, tal como le calificó Guerra, le ha cortado las piernas a todos los que le encumbraron al cargo con las esperanza de sucederle tras las elecciones, y que ha tenido buen cuidado, con la excepción de sus dos rotwailers personales, Rubalcaba y Blanco, de que no medraran en el partido más que personajes aún más vacuos y anodinos que él mismo, por lo que el vacío tras su segura partida se antoja desolador, haciendo buena la máxima del otro Guerra, Gerrita, el torero: “Después de mí naide”.

Admito que parece que fue ayer, pero también que estos diez años, en particular los últimos seis, en los que ha detentado el poder, se antojan interminables, si bien nada en comparación con los dos que restan en el improbable caso de que agotara la legislatura.

8 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Es de reconocerle el mérito de no haber contentado a nadie, eso tiene su dificultad también.
Un abrazo

Las hojas del roble dijo...

LO del bambi me parece genial, Juan Carlos; cierto que lo es

Sombras Chinescas dijo...

Rafa:
Es lo que ocurre con las medias tintas (o el paradigma del queso de Burgos): no desagradas demasiado, pero tampoco acabas de gustar.

Julio:
La frase es de tu paisano, Alfonso Guerra.

Saludos.

Lisset dijo...

De buenas intenciones está lleno el infierno, y éste, se va a él seguro. No ha hecho ningún bien a este país, aunque sepa que no haya sido su intención. Es torpe, no me gusta una persona que nunca haya tenido que trabajar y cobrar una nómina antes de ser político, su sonrisa me da escalofríos y cuando abre la boca, cumple todos mis miedos. En fin, le deseo un viaje de vuelta a ese mundo feliz donde vive en su imaginación.

Javier Pérez dijo...

Cuida tus arterias, hombre


:-)

Sombras Chinescas dijo...

Se me escapa lo de las arterias.

Saludos.

Javier Pérez dijo...

De improbable, nada.

Agotará esta legislatura auqnue tenga que hipotecarnos hasta el 2098

ya lo verás...

Sombras Chinescas dijo...

Depende de las autonómicas. Si los vapulean, como sería previsible, serán sus compañeros de partido los que se le tiren a la yugular.

Saludos.