El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

martes, 29 de julio de 2008

Borricos sobre ruedas

Ayer escuchaba en las noticias que una a “señorita”, por llamarla de algún modo, reincidente para más INRI, la habían sorprendido circulando a 219km/h. Si la limitación de velocidad es de 120km/hora, es del todo absurdo que la mayoría de los coches del mercado puedan superar con creces, muchos incluso duplicar, esta velocidad, cuando es algo que, de un modo muy sencillo, podría limitarse en la centralita electrónica del vehículo, que, por ejemplo, al los 140km/h cortase la inyección.

Este hecho revela una hipocresía absoluta de las leyes al respecto, que ningún gobierno, de cualquier signo, se ha dignado ni siquiera a estudiar, pues parece evidente que entran en liza intereses de la industria automovilística. El hecho sería equivalente a que vendiesen armas automáticas en el “super”, pero que luego una ley prohibiese su tenencia.

En vez de medidas sancionadoras y penales, ¿no sería mucho más lógica una ley que obligue a limitar la velocidad máxima de los vehículos? Pero claro, ¿cómo se justificaría, entonces, que te vendan un coche con trescientos caballos bajo el capó (y un borrico al volante)?

8 comentarios:

X dijo...

Vaya por delante que ni tengo carnet (o carné, como dicen algunos) de conducir ni nunca me han interesado mucho los coches a nivel más que a nivel estético, pero: ¿hay un máximo de velocidad permitida en autovía? Estaba convencido de que entre peaje y peaje podías ir a lo que te saliera del coche, por así decir.

Ello aparte, leí que en Alemania, por ejemplo, no hay ningún tipo de límite y, sin embargo, muchos menos accidentes de tráfico que en España. Habrá que preguntarle a la Merkel, aunque después de la Euro...

Sombras Chinescas dijo...

En efecto, en Alemania no existe límite en autopista, si bien ignoro si la tasa de acidentes es menor, pero me apostaría pollos contra pajaritos a que las autopistas alemanas no tienen unas curvas como las de Despeñaperros.

En cualquier caso, lo que no es normal es que, si existe el límite, te vendan un coche que lo supera a nada que te descuidas. Imagina que fuese ilegal el consumo de heroina, que lo es, y luego la vendiesen en los kioscos.

Saludos.

X dijo...

Y lo permitirían, pero con la heroína no se sacarían tanto dinero como con los excesos de velocidad. Considerémoslos una suerte de impuestos indirectos, que la mayoría nos ahorramos y que el (los) gobierno(s) se embolsan a cambio del riesgo unas cuantas muertes más. Aquí ya entraría más estadística, mirar cuántos de los accidentes se deben al exceso de velocidad (que creo que son pocos, en comparación) y otros etcéteras igual de aburridos.

buscando mi lugar dijo...

Un poco borricos los que van por la autopista probando hasta cuanto puede correr su coche.

Sombras Chinescas dijo...

Pue El señor Sebastían quiere rebajar aún más la velocidad para ahorrar energía: permitimos que se vendan coches con trescientos caballos y luego no les dejamos que circulen a más de 80: genial idea.

X dijo...

Hombre, mejor que permitir circular a doscientos cincuenta sí es, hay que reconocerlo.

Sombras en el corazón dijo...

En Alemania en ciertas vías no hay límite de velocidad (por lo menos hace unos años no, actualmente no sé)
Ahora sí, según me dijeron, si hay un accidente, ni con pinzas te recogen de lo sumamente despedazadillo que se queda uno...
Y esa loca, ¿no podía "disfrutar" de su tendencia a la velocidad extrema en un circuito con un coche de carreras? ¡que manía la del ser humano de ir a todo en compañía...! Se puede matar uno sólo sin falta de llevarse a nadie por delante.
Un salduo

Soboro dijo...

Limitar la velocidad máxima de los vehículos es un imposible. Entonces los hombres tendrían que competir en base a otras cosas, je, je.