El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

viernes, 22 de enero de 2010

Decálogo por entregas (IV)

Sorpréndeme: logra que los sentimientos plasmados en el cuento sean absurdos o contradictorios. Si no puedes alcanzar estas premisas, que al menos sean insólitos.

Y disculpen que me autoplagie.

1 comentario:

Máster en Nubes dijo...

Qué razón tienes y qué difícil a veces, la sorpresa es estupenda, me horroriza la previsibilidad, pero en cualquier caso -con tu permiso- creo que hay hueco para ciertas no-sorpresas... siempre que estén bien contadas. Pero tienes razón, si ya sé lo que va a pasar no leo... Otra cosa es que los personajes siendo complejos, con matices... o hasta sencillos ...no sean simples, esto es, previsibles...

Gracias, gracias, gracias..