El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

lunes, 18 de enero de 2010

¿Y qué hay de lo mío?

¿Recuerdan Uds. qué fue de la crisis?

No resulta extraño hablar de la crisis en pretérito, aún cuando seguimos inmersos en ella hasta las orejas, la economía continúa sin crecer y el desempleo en auge, pero la costumbre posee la capacidad de convertir el hecho más terrible en rutina, y por tanto prescindible. Por eso ZP se frota las manos, y ya no hablamos de la Sra. Salgado, la ministra que fue nombrada para no hacer nada, un cargo digno de los mejores tiempos de la dictadura del proletariado.

Sólo unas pocas voces insisten en incidir sobre un tema tan vital, como Leopoldo Abadía, que el otro día enunciaba una de las verdades de Pero Grullo que un servidor repite aquí (vean que no empleo el pretérito) hasta la saciedad: que los bancos han empleado los fondos públicos en tapar sus agujeros y siguen sin abrir el grifo del crédito. Y mientras no lo hagan, seguiremos sin hablar de la crisis, pero aplastados por ella.

6 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¿Y quién se atreverá a poner el cascabel a los banqueros, perdón, al gato?

Sombras Chinescas dijo...

Obama nos ha enseñado el camino: por supuesto que el gobierno no puede determinar cómo se gestiona una empresa privada, pero puede aplicarle impuestos especiales a las díscolas.

Saludos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Lo malo es que si la tele dice que la crisis ha pasado, la mayoría de nosotros nos lo creemos.
Yo sigo estando tieso y con más problemas que el 2007 y 2008.
Esperemos que cambie la situación.
Un abrazo

Las hojas del roble dijo...

Nos aplastarán, pero n o nos taparán la boca.

Máster en Nubes dijo...

Respuesta a Ojeda, y con permiso: nadie. Porque los dos partidos, y el PSOE sin duda alguna, les deben mucho, muchísimo a los bancos. Esto es como el monopoly o la paz, la banca siempre gana, esté quien esté.

Sombras Chinescas dijo...

No cogé ventaja, ¡miarma:

Y cuando de veras acabe, aún tendrán que pasar dos o tres años para que se note en la calle.

Julio:
Somos nosotros los que cerramos los oídos. Nada hay tan volatil como la atención de la opinión pública.

Máster en Nubes:
Cuando no se permite financiar a los partidos de forma abierta (al estilo EEUU), se hace de modo encubierto e inconfesable.

Saludos.