El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

martes, 9 de marzo de 2010

Camino de perdición

El citado era el primer título del académico leonés, Luis Mateo Díez, al que me enfrentaba. Cuando lo estaba comenzando a leer (unas 90 páginas), un amigo me vio con él en la mano y me dijo que no le había gustado nada; en ese instante me sorprendió, pues a mí la historia (una aventura de viajantes de comercio ambientada en la época del “Cuéntame”) me estaba resultando dinámica y entretenida.
Según fui profundizando en la lectura, iban apareciendo tramas secundarias que se extinguían sin conducir a ningún lugar, o que se cruzaban una y otra vez con la principal sin aportarle nada, dando la impresión de que el autor cobrase por palabras o que le causase un vergonzante pudor el hecho de alumbrar un libro de menos de cuatrocientas páginas. Al concluirla, rubriqué la conclusión de que si, en lugar de casi quinientas páginas, hubiese contado con doscientas, podría haber resultado una magnífica novela.
A pesar de que la extensión ideal de una novela (desde el punto de vista de los certámenes) estaría en algo más de doscientas páginas, las dos últimas me han salido en torno a las ciento sesenta, y, en ocasiones, me he preguntado si no debía hacerlas crecer unas cincuenta páginas; este libro me disuadió definitivamente.

6 comentarios:

dany dijo...

Juan Carlos,
prueba con los cuentos de este tipo. Quizá te gusten más.
Saludos.

Sombras Chinescas dijo...

Intentaremos probar, aunque no es alguien cuyos libros se consigan con facilidad.

Un abrazo.

Lisset Vázquez Meizoso dijo...

A veces las ideas más soprendentes, las que más enganchan, se transmiten con pocas palabras. Esto se puede ver no sólo en un libro, sino en marketing o en cualquier blof. Y también hay que admitir que es ciertamente difícil, cuando se enfrenta uno al documento vacío, decidir cuándo parar... :) y ahí puede estar el error :)

Sombras Chinescas dijo...

Por eso está lo de corregir en frío.

Un abrazo.

Mery dijo...

No sabes cuántas veces he tenido esa sensación, te entiendo muy bien: fuera tantas páginas de relleno, futiles e inútiles.
Un abrazo

Sombras Chinescas dijo...

Mery:
Al menos cuando son páginas de relleno uno puede saltárselo. Lo malo es cuando el relleno va entreverado, como la grasa en el pata negra.

Saludos.