El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

jueves, 4 de marzo de 2010

Trazos

Daniel Doblado es un escritor que exhibe una envidiable agudeza para observar al prójimo y, por qué no, a uno mismo, y descubrir detalles que merecen convertirse en el germen de uno de sus cuentos donde el resto no somos capaces de apreciar más que ruido de fondo o ese paisaje informe en el que nunca reparamos. Sus historias son cualquier cosa, salvo convencionales, y siempre remueven algo en las entrañas de lector.

“Trazos”, el cuento que abre el libro y le presta el nombre, es una historia que rasca en el subconsciente, en ese comportamiento vergonzante y un tanto impúdico en el que incurrimos cuando nos amparamos en la intimidad o en la impunidad de las muchedumbres, con un final desconcertante y no exento de humor.

“Garbanzos” es un cuento evocador, casi proustiano, que recrea esas vivencias de la posguerra que todos hemos escuchado, y nos sorprende acabando este argumento dedicado a la memoria con su pérdida.

“Metacuento” posee con un título que lo define a la perfección: la narración que se alude a sí misma, generando un perfecto círculo recursivo.

El universo tiende al caos; así, “Entropía” recrea el desorden que aflora por todas partes a pesar de nuestros afanes.

En “Siete fumadores” asistimos a una encrucijada de vidas que se cruzan sin variar su trayectoria, como trenes por vías separadas.

“Visiones” es un cuento moral, con tres perspectivas diferentes de un acto de violencia gratuita.

“Un tipo diferente” aborda la hipocresía en las relaciones personales, ensañándose en particular con el acto del cortejo.

“Desnudismo” realiza una atinada disección de las obsesiones y atavismos en torno a la desnudez, sobre las vergüenzas y pudores, con un sorprendente vuelco final.

En “Madonna col bambino”, el arte sirve de excusa para retratar con penetrante lucidez las relaciones de pareja y el complejo equilibrio de fuerzas que entrañan, aprovechando para reírse del diletantismo de academia.

“Tres ceremonias sui generis”, bajo su apariencia de humor, encierra una profunda reflexión moral sazonada con humor corrosivo.

"La ausencia" aborda la irrupción de la muerte en la vida de un niño, sin subterfugios ni efectismos.

“El espejismo del horizonte” es casi más una visión, sin duda filosófica, que el microrelato que aparenta.

“El trampolín”, en menos de una página, se presenta con apariencia de escena costumbrista y se despide con la contundencia de la reflexión tan atinada como cruel.

“El fenómeno humano” versa sobre el azar y los destinos encadenados, con una mirada Austeriana.

“Mi papá”, el cuento que cierra el libro y el preferido de un servidor, masacra sin piedad el cuento bienintencionado al uso, y deja sin aliento al lector con un final lúcido y demoledor.

8 comentarios:

dany dijo...

Juan Carlos,
gracias sinceras.

P.D:Te prometo que las tapas que acompañaran a las cervezas serán de ibéricos como mínimo. Nada de ensaladilla rusa o patatas fritas con atún.

Un abrazo.

Sombras Chinescas dijo...

Dany:

Un servidor se gasta un apetito desordenado, así que vete preparando.

Randle dijo...

Buena comisión al respecto así me gusta.

Igualmente tomaré nota, me atrae lo que cuentas que cuenta.

GEEPP dijo...

Trazos, ya a la venta en www.tueditorial.es

Sombras en el corazón dijo...

Gracias por la recomendación. Desde luego aborda un montón de temas complejos y variados.

Un abrazo y buena semana

Randle dijo...

Pero de qué poco sirve si el libro es casi imposible adquirirlo, me he rendido después de más de 72 horas intentándolo.

Saludos.

dany dijo...

Randle,
en librería prometeo (málaga) se puede conseguir con facilidad.
Basta con poner el título y el autor + prometeo y te sale. Después hay que pinchar en el burrito con alforjas, rellenar los datos y ya está.
De todos modos, si sigues teniendo problemas, me mandas tu dirección (ya veríamos porque medio privado) y te hago llegar uno.

Sombras Chinescas dijo...

Jesús:
Nadie dijo que fuera fácil, como no lo suele ser conseguir cualquier libro que merezca la pena leer.

Mª José:
En la variedad está el gusto. Al menos a un servidor, le cansan un poco las compilaciones monotemáticas.


Saludos a todos.