El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

miércoles, 3 de febrero de 2010

Donde dije digo, digo dígame

Tal y como nos tiene acostumbrados, el ejecutivo se va retractando, de forma progresiva y creciente, de lo que parecía una decisión en firme (por supuesto, hablo del incremento de la edad de jubilación).

No es de extrañar que muchos tengamos la sensación de que este país va a la deriva, de que no lo gobiernan más que el azar y el capricho de los elementos.

3 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Pues no te extrañe.
Saludos

Las hojas del roble dijo...

Y menudos "elementos"
Un abrazo, JUan Carlos

Sombras Chinescas dijo...

Rafael, Julio:
Gracias por vuestras aportaciones.

Saludos.