El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

miércoles, 22 de febrero de 2012

Ahí le han dado


Al igual que no vacilamos en criticar cada vez que nuestros dirigentes se equivocan (algo que sucede bastante a menudo, para qué negarlo), no podemos omitir el reconocimiento cuando hacen algo bien, o al menos caminan en la dirección correcta, así que debemos aplaudir a rabiar la propuesta de Montoro para erradicar la morosidad de las administraciones públicas.
Desde esta columna, hemos clamado en numerosas ocasiones por esa razón, y a nadie le cabe duda de que los impagos de las administraciones, en particular de las autonómicas y las municipales, ha sido uno de los más poderosos factores de destrucción de empleo a lo largo del 2011 y lo que llevamos de 2012, con especial incidencia en el sector de la obra pública, pero también en todo tipo de proveedores, profesionales y autónomos. Resultaba vergonzoso que ayuntamientos y comunidades adeudaran facturas de más de un año de antigüedad, cuando la ley les obliga a una demora máxima de cuarenta días.
La propuesta de Montoro impondría algo parecido a lo que se conoce como factoring para los pagos de la administración, y trasladaría la presión de la morosidad a los bancos, que ya es hora de que, por una vez y en lugar de alargar la mano, arrimen el hombro.
Veremos si sale adelante.

2 comentarios:

Mery dijo...

Es que ha sido la gran vergüenza del Estado, la verdad.
Ojalá los propósitos de enmienda sean hechos reales.

Un abrazo

Sombras Chinescas dijo...

El consejo de ministros lo ha ratificado, si bien con largas.
Confío en que el remedio no se dilate tanto que encuentre al enfermo sepulto.

Saludos.