El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

martes, 28 de febrero de 2012

No todo es blanco o negro



Es cierto que los antidisturbios parecen tener sólo dos modos de funcionamiento: modo A, pasivo/standby y modo B, repartir  hasta a su propia sombra, si bien videos como el que enlazo prueban que, desmintiendo las afirmaciones de Rubalcaba, los manifestantes no eran todos unos pobres adolescentes protestando de forma pacífica por no tener calefacción.
No dudo ni afirmo que la policía se haya sobrepasado o no, pues apenas he visto un par de vídeos con los que no puedo ponderarlo, pero lo que resulta evidente es que ni las fuerzas del orden ni sus responsables pueden permitir que la mayoría de los ciudadanos se conviertan en rehenes de el grupo disconforme de turno, ni siquiera que una minoría se convierta en rehén de un grupo más numeroso, como ocurrió frente a las cortes catalanas.
Supongo que Rubalcaba debe encontrar los resquicios donde hacer oposición, si bien semejante demagogia, máxime en boca de un exministro del interior, se me antoja deleznable.

5 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

A río revuelto ganancia de pescadores.
Con los medios técnicos que hoy se cuentan se puede hacer una labor mucho más fructífera y justa, creo yo, que el repartir leña a diestro y siniestro. La policía no puede ser un cuerpo a plena disposición del político, que toque en el momento y actuar en base a criterios personales.
Saludos

Aurora Pimentel Igea dijo...

Estos días pasados he discutido por este tema con varios twitteros y compañeros de facebook y linkedin, en foros diversos... Colgué en mi muro el artículo que sobre esto escribió Santiago González en su blog. No puedo estar más de acuerdo contigo igualmente. Mal si la policía utilizó en exceso la violencia, espero que se investigue y se actúe al respecto. Pero tengo la sensación de que se ha utilizado todo ello por quienes lo que no ganan en las urnas lo quieren ganar en la calle. Como el "yo no pago de Madrid" del metro, como los indignados acampados en Sol meses y meses ... lo que está en juego no es la libertad de expresión, sino el respeto al resto de los ciudadanos. Porque la calle es de todos no puede ser de cualquiera cuando le pete, sin permisos, como sea... el cumplimiento de la ley para todos es fundamental. Escuchar lo que dijo el portavoz del SUP también arroja luces, creo.

Sombras Chinescas dijo...

Rafa:
Según denunciaba el representante del SUP, lo que hubo es falta de medios. También según él, si les ordenan despejar la calle con 50 agentes, como fue el caso, no tienen otro remedio que hacerlo a palo limpio, mientras que, si hubiera habido 300, podría haberse hecho sin violencia. En cualquier caso, lo que quería dejar patente es que los manifestantes no eran ni adolescentes ni pacíficos (al menos todos). El artículo que apunta Aurora y que acabo de leer, pone algunos datos más, como que de los 43 detenidos sólo 8 eran menores, o que el cabecilla de los manifestantes, el que al final del vídeo amenaza con quemar Valencia, tiene 25 años.

Aurora:
Muy interesante el enlace que apuntas, como siempre.

Saludos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Evidentemente no me expliqué bien.
Eso precisamente quería decir con el refrán: dónde haya una manifestación, aunque sea de monjas ursulinas, allí estarán esos personajes para aprovecharse.
Por eso decía lo de los medios: si tienen las imágenes ¿por qué no se les detiene y juzga por sus desmanes?
También por eso decía lo de la policía: en su valentía, en muchos casos, es más fácil y menos arriesgado empujar a dos niñas de 12 ó 13 años al paso de un coche que enfrentarse con estos desalmados.
Siento la confusión.
Saludos.

Sombras Chinescas dijo...

Rafa:
He visto la escena a la que te refieres y es cierto que parece evidente que al policía se le fue la pinza. También he visto una imagen de un señor mayor que le quita la porra a un policía y después le muerde en el muslo. Mi opinión personal es que la cosa no fue para tanto ni en un sentido ni en otro, y que se están elevando las anécdotas a categoría por partes interesadas.

Saludos.