El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

viernes, 26 de septiembre de 2008

Quiero ser mujer florero

– ¡Qué niña tan linda! ¿Y tú que vas a ser de mayor, guapa?
– Quiero que todo el mundo me admire, que todos estén pendientes de mis palabras, aunque no diga más que obviedades o disparates, que me vistan los mejores diseñadores y salir a todas horas en la tele.
– ¡Qué encanto! Tan pequeña y ya aspira a ser artista.
– ¿Cómo que artista? Yo lo que quiero ser es ministra de igualdad.

11 comentarios:

Octavio dijo...

O de Fomento, si le añadimos unas buenas dosis de arrabalismo y chulería

Alfredo dijo...

A falta de ingenio, parece que el chiste machista vuelve a estar de moda. Ya se sabe que es un recurso fácil.

María Jesús dijo...

No sé que cometar a esto, pero odio lo de mujer florero.

Francisco permiteme que invite a quienes esteis por áquí, a entrad a mi blog. Leed la nueva entrada que he puesto, puede que os interese.

Un beso

Anónimo dijo...

qué machista eres! el ministro de industria no es florero? y rajoy, no es florero?

Sombras Chinescas dijo...

Octavio:
También me acorde ún poco más abajo de la citada; es comprensible que los malagueños sintáis mucho aprecio por ella.


Alfredo:

No hay nada más dañino para la inteligencia que el integrismo, sea de la clase que sea, pues las ideologías son un mal sucedáneo de las ideas. Lo que sí es un recurso facil, y no sólo delata la carencia de ingenio, sino de muchas otras cosas, es calificar cualquier crítica que tenga como objeto a una mujer como machista. También critico a Zapatero y a Rajoy, y no por eso me han acusado (hasta la fecha) de feminista furibundo.
La ministra de igualdad es una mujer florero justo porque ha sido puesta en su cargo nada más que por razones estéticas y ornamentales (su sexo y su edad); su falta de de cultura y experiencia, que se hacen patentes en el episodio de las "miembras", corroboran el postulado anterior.

María Jesús:

Admito que no te guste el término; a mi lo que no me gusta es que a esta mujer la hayan puesto en el cargo por la mera coincidencia de tener dos cromosomas iguales y la circunstancia de su fecha de nacimiento sea no muy lejana.

Por cierto, no soy Francisco, sino Juan Carlos.

Anónimo:

¡Qué valiente eres! El señor Sebastián no es un florero, como no lo es Rajoy, ni Cristina Garmendia, porque son personas que ,te gusten más o menos, tienen su experiencia, su currículo y sus méritos para estar donde están.


Saludos a todos.

María Jesús dijo...

Perdona por llamarte Francisco, estuve comentando en varios sitios y me confundí. Había estado buscando sobre ti para ponerte en mi espacio de escritores, no sé como pude cometer este error, a sí que, lo siento.

Supongo que entiendes porque no me gusta lo de mujer florero, no creo que necesite darte una explicación. A buen entendedor con pocas palabras basta, aunque por este medio puede haber mucha confusión.

Besos Juan Carlos

A pajera abierta dijo...

Y como hoy en día todo el mundo se molesta por todo, no hay Dios que llame a las cosas por su nombre. Pues sí señor, hay mujeres florero, hay rubias tontas y hay marujas. También hay calzonazos, tocahuevos y machistas. Y que nadie se ruborice, ni se sienta ofendido, que tontos del culo hay de todos los sexos.
Al pan, pan, y al vino, vino.

Sombras Chinescas dijo...

A.P.A.:

Coincido en todo contigo, amiga. Hay demasiada gente obsesionada con lo políticamente correcto, que, con tanta pseudonorma, abandonan el sentido común y acaban instalados en la tiranía del "queso de Burgos" (no saber a nada para no disgustar a nadie).

Saludos a todos.

Alfredo dijo...

Juan Carlos,mi crítica no se dirigía a tu persona, sino al chiste. Creo que hay una ligera diferencia.
Me parece bien criticar a una mujer que ejerza un cargo político, pero esgrimiendo argumentos, semejantes a los que usaríamos contra un varón. Y, honestamente, en el chiste no ví ninguno, ni explícita ni implícitamente. ¿Te parece que tiene pocos méritos para ser ministra? Pues a mí también. Aunque ese es otro asunto independiente del sexo del sujeto en cuestión.

No creo haber dado motivos, a partir de mi comentario, para ser calificado como integrista. En esta entrada, me permito expresar mis dudas sobre cierto feminismo:
http://alfredo-reflexiones.blogspot.com/2008/09/el-cerebro-femenino-feminismo-de-nuevo.html

Un saludo

Sombras Chinescas dijo...

Pues, para no dirigirse contra mi persona, lo disimulaba bastante bien: "A falta de ingenio", "Ya se sabe que es un recurso fácil."

Los argumentos de mi chiste:
- Una persona que no dice ni hace más que disparates (la última ha sido retirar la campaña de las croquetas) puesta en un cargo decorativo, en un ministerio decorativo, por motivos igualmente ornamentales.

Y eso que es un chiste y no un postulado de metafísica.

Saludos.

María Jesús dijo...

Tontos del culo y muchos más tipos, y si es verdad al pan pan y al vino no... y al gazpacho un buen pepino