El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

viernes, 21 de mayo de 2010

Adiós ZP

Desde que la crisis comenzara a perfilarse en el horizonte, antes de las últimas elecciones, ZP ha sustentado su política en la mentira: primero negando su existencia (¿Recuerdan Uds. esa campaña electoral, en la que se tildaba de antipatriota a cualquiera que anunciara la inminente crisis, y aquel debate entre Solbes y Pizarro que, según el electorado [prueba irrefutable de que es cualquier cosa salvo inteligente], ganó el primero?), y después actuando (de cara a sus incondicionales) justo en la forma contraria a la que todos los organismos económicos patrios e internacionales, incluso el más llano sentido común, indicaban que debía hacerse. ZP se había abandonado a una alocada carrera hacia delante, irrefrenable y cuesta abajo, en la que la única forma de detenerse era tropezando, como acaba de hacer.

Y nadie le va a echar una mano, porque el fracaso, esa criatura bastarda, lo ha convertido en un apestado, comenzando por su propio partido, en el que nadie con las más mínimas aspiraciones querrá asociarse a su imagen en hundimiento, siguiendo por la oposición, a la que desde sus comienzos en el poder ha querido castigar con una suerte de “moving” político, y acabando con sus eventuales socios, que en cada ocasión le vendieron su apoyo a cambio de prebendas, y es posible que sigan haciéndolo, pero con un mohín de asco de cara a mantener la imagen frente a sus electores.

Tras el empate técnico que anunciaba el CIS pocos días atrás, ha bastado el anuncio de las primeras medidas para que caiga diez puntos, y su declive no ha hecho sino comenzar. ZP ha sido un gran embaucador que sistemáticamente ha negado la realidad y, contra toda lógica, ha sido respaldado por un electorado que necesitaba creerle más de lo que él precisaba que le creyeran. Pero ahora ha quedado en evidencia, y su deterioro apenas acaba de iniciarse. Y si fuera un poco inteligente o tuviera un mínimo de sentido de partido (vean que no oso decir de estado), convocaría elecciones de inmediato para minimizar la debacle de su sucesor, pero sería demasiado generoso suponerle incluso esa mínima grandeza: den por seguro que adelantará las elecciones, pero lo hará cuando no le quede otra alternativa.

4 comentarios:

Randle dijo...

Que duro amigo, no me gusta nada el extemo a que estamos llegando. Buen fin de semana.

Lisset Vázquez Meizoso dijo...

Entiendo, a pesar de que no me guste, que un político se equivoque. Entiendo que no quieran que durante su mandato las cosas vayan mal, pero carajo, si las cosas van mal y todo el mundo te lo está diciendo y se nota y se siente y se palpa en la realidad diaria... espabila y haz algo, pero no. Hasta el último momento cuando ya no se podía evitar, han negado la dichosa crisis y por lo tanto la inacción ha sido lo único que se les ha ocurrido, a ver si así pasaba y nadie se daba cuenta... En fin, no puedo con la política, amigo.

Sombras en el corazón dijo...

Muy buenas; pues sí, estoy cansada de la palabrita crisis; a ver cuando nos abandona tan temida señora.

Un abrazo y buen finde

Sombras Chinescas dijo...

Jesús:
En efecto, es duro, pero como dijo Shakespeare :“Porque soy piadoso debo ser cruel, ve aquí el primer daño cometido; pero aún es mayor el que después ha de ejecutarse”.

Lisset:
Qué bueno sería vivir al margen de la política, pero no nos deja, la condenada.

Mª José:
A mí también me gustaría perderla de vista, pero tenemos visita indeseable para rato.

Saludos a todos.