El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

jueves, 23 de septiembre de 2010

El forúnculo Camps

Resulta desconcertante, por no decir esperpéntico, que Camps deba acceder a la sede de su partido por el sótano, de forma vergonzante, como si se tratara del culpable de un asesinato infantil acudiendo al juzgado, temeroso de la ira de sus vecinos.

Existen dudas más que razonables sobre la honorabilidad de Camps, y sabemos que en la política las apariencias se elevan casi a la categoría de axiomas, por lo que no acabo de entender a que demonios esperan en el PP para extirparse este forúnculo que amenaza con convertirse en tumor.

2 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Juan Carlos, creo que el nivel de basura que existe en los partidos políticos es tal, que no los deja moverse con soltura.
Cuando no acaban con Camps es por algún motivo ilegítimo.
El problema también está en el PSOE, nada más que hay que ver la que tienen liada en Madrid y Valencia.
Al final son ratas y se mueven en la mierda.
Saludos.

Sombras Chinescas dijo...

Más que ratas, cucarachas, yo diría.

Saludos.