El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

jueves, 30 de septiembre de 2010

El sueño de un visionario


Hace siglos, cuando un servidor cursaba la carrera, en la asignatura de cibernética (que, en contra de lo que cree la mayoría no tiene que ver, en principio, con los ordenadores, sino que es la ciencia de la organización efectiva) nos hicieron leer “Designing Freedom”, de Stafford Beer, uno de los padres de la disciplina, y su lectura me conmocionó como pocas obras lo han hecho.

En 1970, Allende lo contrató para construir una utopía, un país controlado por métodos cibernéticos, según el modelo de sistema viable de Beer, que, empleando una red de comunicaciones en tiempo real, mucho antes de internet, facilitase a los políticos herramientas sencillas y efectivas con las que tomar las decisiones idóneas, y que estas fueran recibidas en el acto en los centros de producción para actuar en consecuencia. Y lo mejor es que no consistía en amasar toneladas de datos con ecuaciones inextricables, sino en emplear el más llano sentido común.

Su sistema, que apenas llegó a iniciar su puesta en funcionamiento, contribuyó a hacer fracasar la huelga de comerciantes de 1972 patrocinada por la CIA, si bien vio truncada su existencia por el golpe Militar de 1973.

Cuarenta años después, con medios infinitamente superiores, de muchos órdenes de magnitud de diferencia, los gobernantes siguen empleando información inadecuada para la toma de decisiones (informes de miles de páginas que no acaban de entender ni siquiera quienes los redactaron) y cuyos datos ya caducaron por el tiempo empleado en elaborar el informe, cuando no en cocinarlo.

No estaría mal que alguien se decidiese a retomar la utopía, máxime en los tiempos que corren. Seguro que no costaba más de lo que tiramos en el ministerio de desigualdad.

Foto real de la sala de control de CYBERSYN, el sueño de Beer.

11 comentarios:

La paciente nº 24 dijo...

Quizás tu ilustre vecina se decida a hacerlo, jaja.


[Gracias por pasar]

Sombras Chinescas dijo...

En caso de que lo hiciera, me comprometo a llevarle y a traerle a la Andreita del colegio, y que así tenga más tiempo.

Saludos.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Llevo mucho pensando en estos datos que has dado...
No se porque me has traido a la memoria una pelicula se llama
THX 1138

mujer prevenida vale por dos dijo...

y a la estética; la de 2001 Odisea en el epacio...
y no me quito esa refencia literaria de la cabeza, voy a anotar ese libro como pendiente...

Sombras Chinescas dijo...

Cauta y valiosa mujer:
Supongo que será por la estética retro, pues recuerdo la película que citas inspirada en el libro "Un mundo feliz", de Huxley. El libro de Beer no creo que sea facil de encontrar en las librerías, pero seguro que está disponible en formato electrónico en la web, aunque lo más probable es que lo encuentres sólo en inglés.

Saludos.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Ayer lo estuve buscando por internet, imposible solo en ingles... (con lo cual entre el esfuerzo mental por el idioma y los conceptos totalmente ajenos me temo que no entendería nada) me temo que de algún modo este libro y yo nos terminaremos por encontrar aunque sea en Chile...

Sombras en el corazón dijo...

Uf, el sistema de toma de decisiones actual esta bien enrevesado.
Lo único que funciona bien y a la primera, son los chanchullos, que son rápidos y efectivos para quien los hace...

Un abrazo

Sombras Chinescas dijo...

Cauta y valiosa mujer:
Quizá sea una buena escusa para perfeccionar el inglés.

Mª José:
En la era de la información, ciertas cosas se siguien haciendo con métodos del S XIX. Y son las que más nos afectan a todos.

Saludos.

Lisset dijo...

No me importaría nada que alguien decidiese retomar esa utopía, pero me temo que como siempre, el problema no está en las herramientas, ni en la tecnología, sino en los humanos que las manejan. Si ya cuesta que la gente revise un correo electrónico o haga compras o realice gestiones por internet, no me imagino la mayoría de los políticos, dignándose a utilizar estos medios que casi todos desprecian para tomar decisiones. Pero bueno, nada es imposible. La ciencia ficción, de la que soy una ávida lectora, ha demostrado una y otra vez que se pueden hacer cosas increíbles y en muchos casos se han superado esos sueños de futuro con creces. Un abrazo.

Sombras Chinescas dijo...

Más que de la tecnología, se trata del método. De hecho la tecnología se limitaba a terminales telex y un viejo mainframe IBM.

Saludos.

Mery dijo...

Desconocía lo que acabas de contar, interesante.
En cuanto a la utopía...uf...para que se dé hay que pensar, meditar, soñar, ilusionarse y creer en algo firmemente. Todo ello muy escaso en el panorama político en la actualidad.