El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

martes, 25 de marzo de 2008

Sin papeles

En esta ocasión, no estoy hablando de los ecuatorianos que levantan las calles, ni de subsaharianos, carne de patera e invernadero, ni tan siquiera de chinos prodigiosamente longevos (¿Alguien ha presenciado el sepelio de un chino?), sino de notables dirigentes socialistas que no tienen el carné del partido.

Ha tenido que ser Ibarra quien levante la liebre; ese tipo bajito y con cara de perpetua mala leche que, gracias a su presidencia vitalicia, tiene bula para decir lo que realmente piensa (¿No es notable que esto sea notable?). El presidente extremeño acostumbra a decir verdades como puños, pero también acostumbra a soltarlas como si fueran puñetazos; en cualquier caso, uno, que no le profesa demasiada simpatía, no puede dejar de quitarse el sombrero y decir: ¡Olé tus huevos!

Aunque a muchos no les guste, los últimos días la izquierda está arrojando mucha más carnaza a los medios que la derecha, por lo que tendremos que hablar de ella, aunque nos tachen de ser de “derechas” y, lo que es peor, de “intelectual”, ¡vaya usted a saber qué significa esto!

2 comentarios:

Maghenta Comunicación dijo...

Llevo años reivindicando mi derecho a ser de derechas.

Es lo único mal visto en este pais...


B x C

Sombras Chinescas dijo...

Hay una cosa peor: No se ni de izquierdas ni de derechas, y coincidir, en cada caso, con el que te parezca que tenga razón, o no coincidir con nadie.

No sólo está mal visto, sino que además no te creen.

Saludos.