El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

jueves, 27 de marzo de 2008

Nada nuevo bajo el sol.

Decía Raymond Chandler, el gran maestro que supo llevar a cabo el milagro de elevar un subgénero a la categoría de arte: ”Los escritores son todos unos proxenetas. Prostituyen lo que ven y a la gente que conocen y le dan una vida nueva en un libro, negro sobre blanco”.

Por segunda vez, como aconteció con la frase de Auster en Leviathan, que cito en una de mis primeras entradas (Cómo se gestó la criatura), uno se cree que es original y se encuentra con que otro escritor describe impúdicamente esas impresiones que uno creía propias y únicas (y hasta cierto punto vergonzantes).

Yo no construyo a mis personajes en función de la gente que conozco, pero con frecuencia, de repente, un personaje, por propia iniciativa, asume la forma de alguien que existe y, desde ese momento, este particular me ayuda a que la historia tenga más consistencia. Y no sólo lo hago con los personajes, sino con situaciones, lugares e incluso manías de la gente. Esto hace que mi esposa piense que mis escritos no son otra cosa que mi autobiografía mal contada y, por mucho que me empeñe en hacerle ver que son ficción, no existe forma humana de sacarla de sus trece, y eso que a menudo, además de proxeneta, ejerzo de Dr. Frankenstein, pues compongo un personaje a base de los retazos de varios.

Si es difícil de veras ser original, cómo habrá de serlo el convencer a los demás de que lo eres.

En ello seguimos, contumaces (que diría Javier Pérez).

La próxima semana me voy a Portugal, a ponerme hasta arriba de bacallhau.

11 comentarios:

Mery dijo...

Pues si, JC, así es la vida del penitente, digo del escritor. Por un lado en pugna consigo mismo y con sus personajes, y después en pugna con los ajenos.
Un amigo mio dice que jamás dará a conocer sus textos, sus motivos tiene, por lo visto.
Un saludo

Sombras Chinescas dijo...

Si no quiere que vean la luz, seguro que es porque tienen más de realidad que de ficción.

Lo mío es más testimonial, y casi siempre con personajes secundarios, pero no me quito el sambenito.

Saludos.

Mery dijo...

Pues eso, la dura vida del penitente....(aquí van unas risas, que suele ponerse con un jajajaja).
Y qué envidia con tu viaje portugués, un vinito de Oporto, un bacalaíto....Seguro que vuelves con ideas y nuevos personajes.

Sombras Chinescas dijo...

Pues no está la cosa como para envidiarme, porque voy a trabajar (del trabajo que me da de comer) y además sólo, que en un sitio como Sevilla o Jerez sería más o menos llevadero, pero en Figueira Da Foz (un sitio aburrido, incluso según los estándares portugueses) es para morirse del asco.

Eso sí, el bacallhau (el mejor del mundo) que no falte.

Saludos.

Angel De Jesús dijo...

Saludos hermano de verdad bueno tu blogs tu tienes tu punto de vista, bueno pero te encomiendo en mis oraciones. y espero que estemos en comunicacion, y que visites mi blogs...

Pablo Silvoni dijo...

Hola Juan Carlos, veo que ya has vuelto de tus vacaciones. Bienvenido al mundo del trabajo del escritor.

Ah, además te ganas la vida? Ja, ja y yo que creía que un ingeniero de telecomunicaciones vivía de rentas...

Si lees mi perfil en la web yo tengo que ganarme la vida también. Me gustaría escribir como tú.

Eres original y los infelices que te critican lo hacen de infelices que son. Pues como no tienen nada que aportar de su creatividad aportan envidia y recelo.

Escribe que creatividad te sobra.

Te manda un abrazo un admirador tuyo.

Que Dios te bendiga,

Pablo.

Sombras Chinescas dijo...

Pablo:

Eso de vivir de las rentas debía ser hace cincuenta años, porque yo trabajo desde que estaba en 3º de carrera, y no conozco más renta que la declaración (en España, el impuesto sobre el trabajo se llama "Declaración de la renta").

Por lo de escribir como yo, pues ánimo: si yo lo he conseguido, cualquiera puede hacerlo. Yo he llegado a la literatura tarde (hace poco más de cuatro años) y tras haber olvidado la poca gramática que me embutieron en el bachillerato, por lo que apenas estoy empezando a aprender.

Angel:

Gracias por tus palabras, sin duda visitaré tu página.


Un abrazo para ambos.

Maghenta Comunicación dijo...

Más vale llegar a tiempo que rondar un lustro...


Disfruta de ese bacalao...

B x C

Sombras Chinescas dijo...

Cristina:

Tan pronto te disfrutamos a borbotones (tanto en tu blog como en los ajenos) como nos haces pasar una sed bíblica de tus comentarios.

Confío en que las inundaciones os respeten (Por qué tendrá que llevar tanta agua el Ebro, con lo bueno que es el vino).

Saludos.

Pablo Silvoni dijo...

Gracias Juan Carlos por tu buen humor y el ánimo que me infundes para escribir.

Claro que supuse que trabajarías duro para vivir. Pero quise hacerte una broma.

Aquí un ingeniero en mi país debe trabajar muy duro, ya que no está muy bien pagado como profesión.

Te mando un gran abrazo,

Pablo.

Sombras Chinescas dijo...

Pablo:

No eran precisas las excusas, entendí la ironía de tu mensaje.

Un abrazo.