El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

viernes, 7 de marzo de 2008

Una perla

Aquí les dejo, señores, un "peaso" poema como la copa de un pino. Por supuesto, no acabo de adquirir unas dotes poéticas insospechadas, sino que me lo ha cedido mi buena amiga (y gran MAESTRA) Teresa Núñez, para subir un poco el nivel artístico de este blog. Como casi todo lo que escribe Teresa, está premiado.

Que Uds. lo disfruten: Manual para quemar una rosa

4 comentarios:

Mery dijo...

Pero qué fantástico poema te ha donado la sra. Núñez. Hazle llegar mi admiración desde este comentario y que voy a seguir sus pasos como habitual lectora de poesía que soy.
Gracias por hablar de ella aquí. Mery

Sombras Chinescas dijo...

Mery:

Haces bien en seguir sus pasos, pero también puedes seguir sus huellas, porque Teresa tiene una larguísima trayectoria a sus espaldas.

Saludos.

Mery dijo...

Perdóname, Juan Carlos, me he expresado mal: no quise decir que fuese a escribir como ella, sino que pensaba seguir su rastro, su obra. Gracias a tu referencia de ella.
Un abrazo. Mery

Sombras Chinescas dijo...

Pues yo tampoco me he debido expresar bien, pues no quería reprenderte en modo alguno, sino decirte que, además de camino por delante, Teresa tiene ya mucha obra, pues es veterana.