El hombre, en la superficie de la tierra, no tiene derecho a dar la espalda e ignorar lo que sucede en el mundo.

Fiódor Dostoievski (El jugador)

lunes, 6 de octubre de 2008

El que no quiere ver

No puedo evitar que las declaraciones que ha realizado Eguiguren este fin de semana, referentes a que no descarta volver a negociar de nuevo con los de las pistolas, me colmen de desazón. Es comprensible (aunque no lo comparta en absoluto) que ZP, un iluminado a pesar de su dogmático e integrista laicismo, fuese tan iluso como para creer que con él (y su talante) la negociación fuese posible; no obstante, si después del enorme fiasco que supuso, sigue en sus trece (como por otra parte lo demuestra, a pesar de su aparente postura de firmeza, el hecho de que no haya derogado en el parlamento la ley que autorizaba a negociar a su gobierno), se demuestra que este ejecutivo está lastrado con una ceguera patológica y lesiva para sus gobernados.

Es algo tan sencillo como que con gente que no maneja otros argumentos que balas de nueve milímetros no se negocia: se les vence o permitimos que nos venzan.

2 comentarios:

Juan Antonio, el.profe dijo...

Desgraciadamante, nada nuevo bajo el sol. ¿O será otra lamentable cortina de humo para no encarar la crisis?

Sombras Chinescas dijo...

Ójala fuese una cortina de humo; con gusto me equivocaría (otra vez).

saludos.